x 

Carro vacío

T3 Framework

Antecedentes de la Guerra contra los Filibusteros 1856-1857

¿Sabía usted que no siempre se pensó en Panamá para instalar el canal interoceánico? Nicaragua fue una ubicación muy apetecida y este hecho se relaciona fuertemente con la presencia de los filibusteros en Centroamérica.

El surgimiento de los estados centroamericanos se dio en el marco de una configuración política mundial, marcada por la libertad de comercio, el dominio de las rutas marinas y la construcción de un canal interoceánico. Este último proyecto tenía tres puntos a elegirse para su construcción: el istmo de Tehuantepec (México), el istmo de Panamá y el sistema conformado por el istmo de Brito (Rivas), el Lago de Nicaragua (Cocibolca) y el río San Juan en Nicaragua. Esta importancia canalera de Centroamérica y el dominio inglés sobre la Mosquitia nicaragüense son elementos fundamentales en la arena política internacional, que provocarán la lucha entre dos potencias: Inglaterra y Estados Unidos de Norteamérica.

Leer más...

Así llegaron los filibusteros Ingreso de William Walker a Nicaragua

Desde la independencia, Nicaragua se vio envuelta en un periodo de guerras civiles que debilitaron la formación de una estructura centralizada estatal. En la ciudad de León dominaban los liberales o demócratas: un grupo de terratenientes ilustrados, agricultores y comerciantes, apoyados por grupos indígenas y sectores empobrecidos. En Granada el dominio lo tenían los conservadores o legitimistas: comerciantes granadinos y hacendados señoriales, respaldados por el clero mayor y la aristocracia colonial.

Leer más...

Los filibusteros toman Granada

Después de su salida de Rivas, Walker dejó a sus heridos en Chinandega y marchó a León, ciudad sede de los liberales que apoyaban la presencia filibustera en Nicaragua.

De regreso a Chinandega, le solicitó a Byron Cole que obtuviera una modificación del contrato de colonización mediante el cual había ingresado a Nicaragua. Con las nuevas modificaciones el gobierno de Francisco Castellón autorizó a Walker a enrolar en su ejército 300 norteameri­canos.

Leer más...

Vientos de guerra

Con la toma de Granada, la presencia filibustera se convirtió en un elemento que dirigió el destino de toda Nicaragua. El 10 de noviembre de 1855, el Ministro de los EEUU en Nicaragua, John H. Wheeler, reconoció en nombre de su país al nuevo gobierno de Walker en Rivas. Cuando en Estados Unidos se conoció la noticia, hubo protestas de varios políticos centroamericanos, entre ellos don José de Marcoleta, antiguo ministro de Nicaragua en Washington; don Antonio J. de Irisarri, de Guatemala y don Luis Molina Bedoya de Costa Rica.

Leer más...

Inicio de la primera campaña contra los filibusteros

Después de que Nicaragua adoptara un gobierno provisional bajo control filibustero y de que Walker trató fallidamente de enviar un emisario, Costa Rica se aprestó a su primer campaña. En este proceso, el ejército costarricense realizó dos movimientos estratégicos que fueron determinantes en el curso de la guerra. El primero de ellos culminó en la victoria de la Batalla de Santa Rosa y el segundo fue el combate de El Sardinal.

Leer más...

Una batalla y dos visiones Segunda batalla de Rivas: 11 de abril de 1856

En la mañana del 11 de abril, procedente de Granada, las fuerzas comandadas por Walker irrumpieron sorpresivamente en la ciudad de Rivas por distintos puntos, con el fin de apoderarse rápidamente del Estado Mayor y de los puntos principales.

Según anota Iván Molina en su libro La Campaña Nacional (1856-1857), al fragor de la batalla se vislumbró que la quema del Mesón de Guerra era la opción para desalojar a los filibusteros que se habían apertrechado ahí. En esta tarea, justamente, fue donde perdió la vida Juan Santamaría, el héroe costarricense. Molina apunta que fallecieron alrededor de 500 costarricenses y de 200 a 250 en el bando contrario. El autor explica que después de esta victoria, el ejército costarricense tenía planeado asegurar primero el control sobre Rivas y los puertos de La Virgen y San Juan del Sur y, posteriormente, atacar Granada. Sin embargo, estos planes se frustraron por la llegada del cólera.

Leer más...

Centroamérica le declara la guerra a los filibusteros

En 1856 Nicaragua estaba bajo la presidencia de Patricio Rivas, pero quien tenía el poder real era William Walker. En este contexto, el filibustero consiguió que se nombrara al cura Agustín Vijil como Ministro Plenipotenciario de Nicaragua ante el Gobierno estadounidense. Sin embargo, hubo una gran presión diplomática para que el presidente de Estados Unidos, Franklin Pierce, no reconociera como legítimo al nuevo funcionario. Efectivamente, el apoyo estadounidense se retiró, producto de la presión internacional.

Leer más...

Inicios de la Guerra Nacional Centroamericana contra los filibusteros

Mientras Walker gobernaba desde Granada, la presencia del ex presidente Estrada en Somotillo, Nicaragua, levantó el ánimo en los departamentos del occidente. Sin embargo, una partida de democráticos lo sorprendió en el Ocotal el 13 de agosto de 1856 y lo asesinó. El puesto de presidente fue ocupado por Nicasio del Castillo, el cual luego de organizar un gabinete, se dirigió hacia Matagalpa con una fuerza militar, fortalecida con la ayuda del gobierno de Guatemala.

Leer más...

La toma de los vapores y fortalezas del Río San Juan

Debido a las discrepancias entre los aliados, el 16 de diciembre el general José María Cañas se ve obligado a desocupar la ciudad de Rivas. Esto lo aprovecha William Walker para trasladar a dicho sitio el cuartel general que tenía en San Jorge. Entre tanto, dejó al Segundo Batallón de Infantería en el puerto de La Virgen.

Mientras los aliados discutían entre sí, la situación de Walker en Rivas mejoró. No solo tenía recursos abundantes de toda clase, sino que también poseía los vapores del lago y del río San Juan. Además, la Vía del Tránsito le proporcionaba nuevos reclutas de los Estados Unidos. Walker fortificó muy bien la plaza de Rivas, arregló y sistematizó su artillería e instaló un taller de fundición para fabricar balas para cañón.

Leer más...

Fin de la ocupación filibustera en Nicaragua

Ataques filibusteros a San Jorge y combates en la hacienda el Jocote y en el llano del Coyol

A finales de enero de 1857, el ejército aliado estaba conformado de la siguiente manera: la tropa hondureña, al mando de Xatruch se componía de 200 soldados; la guatemalteca, dirigida por Zavala, sumaba 1300 hombres; la nicaragüense, comandada por Chamorro, la integraban 450 soldados y la columna al mando de los generales Cañas y Jerez la constituían 500 hombres.

Leer más...

Biografía de William Walker

William Walker fue la principal figura de los filibusteros a mediados del siglo XIX. Nació en Nashville (Tenesse, EEUU), el ocho de mayo de 1824. Sus padres fueron James Walker, un inmigrante escocés y su madre una norteamericana, Mary Norvell, de Kentucky. Inclinado al estudio de la medicina se trasladó a Filadelfia en cuya universidad se graduó, y después viajó a Europa, tomó algunos cursos en París, y estuvo en Escocia, Alemania e Italia. La profesión de médico la ejerció por muy poco tiempo pues la abandonó muy pronto, y se trasladó a la ciudad de Nueva Orleáns en donde emprendió los estudios de derecho durante dos años. También estudió periodismo.

Leer más...

Proclama del Presidente Juan Rafael Mora en la que advierte a la sociedad costarricense del peligro filibustero

Primera proclama de Juan Rafael Mora Porras
 
El Presidente de la República de Costa Rica, a todos sus habitantes:
 
Juanito Mora
 
Costarricenses:
 
La paz, esa paz venturosa que, unida a vuestra laboriosa perseverancia, ha aumentado tanto nuestro crédito, riqueza y felicidad, está pérfidamente amenazada.
 
 
Una gavilla de advenedizos, escoria de todos los pueblos, condenados por la justicia de la Unión americana, no encontrando ya donde hoy están con qué saciar su voracidad, proyectan invadir a Costa Rica para buscar en nuestras esposas e hijas, en nuestras casas y haciendas, goces a sus feroces pasiones, alimento a su desenfrenada codicia.
Leer más...

Edicto del Obispo Anselmo Llorente y Lafuente contra los filibusteros

 

Edicto del Obispo Anselmo Llorente y Lafuente contra los filibusteros