Home La Mascarada "Los Mantudos"

Catálogo

Facebook Image

"Los Mantudos" Mascarada Tradicional Costarricense PDF Imprimir Correo electrónico
Martes 07 de Diciembre de 2010 17:49


Los Mantudos Los Mantudos
Los Mantudos
Los Mantudos

 

"Desde 1820 en Cartago se dan las festividades en honor a la Virgen de los Ángeles mediante las fiestas agostinas, fiesta que dio lugar a la mascarada tradicional a partir de 1877. Las mascaradas son un objeto místico universal ha sumado al hombre en un vinculo para dirigir el bien y el mal, convirtiéndolo en un instrumento que consiste en ritos y danzas, ligadas a los antiguos actos sacramentales y los llamados "Misterios de la Época Colonial para la Pasada".


Las mascaradas constituyen la principal manifestación de proceso, de sincretismo que se dio en la formación de nuestra cultura, donde participaron indígenas, españoles y africanos.
Las mascaradas en Cartago tienen su origen | en la Puebla de los Pardos, lugar antes conocido como el Breñal, la Gusanera y más adelante Barrio Los Ángeles.


Después de perder Cartago la capitanía, nace en 1824, el cartaginés "Lito" (Rafael Ángel Valerín), hijo de Mitana Roldan conocida como "Polas", vivían en una casa de adobes frente a la fontana (riachuelo de agua) que hoy es la fuente de milagros de los feligreses, conocida como la "pilita" donde miles de personas van a llevar su peticiones.


Don "Lito" era relojero, creador de sombreros, hojalatero, también creaba marionetas de jícaras, animando un pueblo que le profesaba gran cariño, por su carácter social y de un gran sentido hacia la fe y el espíritu festivo de estos tiempos a través de la religión en festividades como el Corpus Christi, la Semana Santa y la Cuaresma y un gran participante de los famosos juegos teatrales de los Moros y guerrillas, fiestas tradicionales de los indigentes y las practicas festivas coloniales para amenizar las fiestas de la Virgen de los Ángeles que se iniciaron en 1800, dando lugar a las fiestas de agosto que dan inicio en 1820 y luego fiestas cívicas que se dieron en 1929, dirigidas a rescatar y consolidar la identidad costarricense.


Estas fiestas se daban en diferentes periodos del año, diciembre, abril, mayo, agosto y setiembre, en los turnos de la Puebla de los Pardos, al norte (Barrio La Cruz de Caravaca) y al Sur (Ba. Los Ángeles), luego en la Plaza Asís, Estadio Deportivo de Cartago.


Según el nieto de Don Lito, no se sabe exactamente cuándo paso su abuelo de artesano a mascarero., lo que si sabemos que él se dedico a hacer mascaradas a la Virgen por un milagro que no se tiene certeza. Según narra su abuelo, al entrar a la Iglesia de los Ángeles en un rincón se encontraba una cabeza de una máscara original de España, la tomo y le hizo un cuerpo de madera, de ahí el entendió cual era su misión.


"Lito" Valerín, logra transformar los personajes agonísticos de características europeas en personajes de la sociedad de la época costarricense y de los sectores dominantes de una cultura institucionalizada en un sentido de humor, critica hacia el disfrute de las personas. En esa época quienes se vestían de mantudos o payasos la gente humilde del pueblo o barrio, que muchas veces eran mal vistos por la alta sociedad; lo hacían antes o después de la novena, al medio día, a las tres de la tarde, y a las nueve de la noche…

 

En año 1910, sucedió el terremoto que dejo dolor y tristeza en los habitantes de Cartago. Surgió un espíritu de lucha para reconstruir Cartago; fue axial como en 1918 surge Jesús Valerín Roldan, hijo de "Lito", que con solo 16 años de edad, retoma la mascarada, el mismo había aprendido desde niño al lado de su padre, también tocaba marimba, era artesano y se propuso no dejar morir la tradición y seguir con la fe de la Virgen de Los Ángeles rindiéndole homenaje a la fiestas de agosto Jesús Valerín profesionaliza su trabajo de las mascaras, creando mas personajes con mejores detalles estéticos, alegrando a la gente y muy especialmente a los niños y jóvenes a quienes les tenía mucho aprecio.

 

En los años 40, surge silenciosamente una nueva familia de mascareros Cartagineses. El Sr. José Martínez Hidalgo, sus hijos Avelino y Guillermo Martínez Solano quienes tenían unos espantos y mascaras que habían comprando en 1941 en ¢0.50 y ¢0.25 a don Jesús Valerín.


Es importante hacer notar que en el transcurrir de los años siguientes se iniciaron otros artesanos mascareros de la provincia de San José y de Heredia.

 

Las mascaradas son un objeto místico universal que ha sumado al hombre un vínculo para dirigir el bien y el mal, convirtiéndolo en un instrumento que consiste en ritos y danzas.


Las mascaras son llevadas generalmente por los jóvenes, bailando y corriendo detrás de la muchachada, para alcanzarlos y lograr pegarles con una vejiga de chancho o con un chilillo y ponerle gusto a la actividad.


A las doce del meridiano, una bombeta de doble trueno anunciaba con su estallido el comienzo de las fiestas. Era el momento para que las mascaras salieran a la calle a alegrar y asustar a la concurrencia.
La tradición de la mascarada o desfile de payasos se ha conservado a trabes de los anos, y los mantudos continúan siendo una expresión del sentido humor de nuestros pueblos.


Lito Valerín, logro crear un hermoso matrimonio, desde el año 1820, entre la cimarrona y la mascarada, actualmente se mantiene, se han conformado grupos con talleres de mascaradas y grupos de cimarronas esparcidas por todo el territorio nacional."

 
Banner
307726
Visitas307726